Mentiras que creemos sobre Dios (Lies We Believe About God Spanish edition)

(Part of Atria Espanol)
LIST PRICE $14.99
Price may vary by retailer
BUY FROM:
BUY FROM SIMON & SCHUSTER:
In Stock: Usually ships within 1 business day

About The Book

¿Cuáles de nuestras creencias acerca de Dios afectan la relación con Él?
¿Realmente nuestras acciones pueden cambiar su amor hacia nosotros?


Con su apasionante estilo humano, William Paul Young nos transmite un mensaje que ha cambiado vidas en todo el mundo y nos hace reflexionar sobre temas tan profundos como el error de la «recompensa» y el «castigo», la religión y el infierno, para ayudarnos a aceptar plenamente el inmenso amor de Dios y alimentar la llama de nuestra fe.

Hace algunos años este autor tocó el corazón de miles de lectores con La Cabaña, la entrañable historia llevada al cine en 2017. Ahora, en plena madurez espiritual, plantea grandes interrogantes para derribar falsas creencias acerca del Creador, como «Dios está decepcionado de mí», «Dios me ama, pero no le caigo bien», «A Dios no le importa lo que a mí me apasiona», entre otras.

Mentiras que creemos sobre Dios marcará la vida de quien lo lea.

Excerpt

Mentiras que creemos sobre Dios INTRODUCCIÓN
La génesis de este libro fue una serie de tweets que escribí, llamada: «Palabras que nunca escucharás decir a Dios». Tengo una lista de aproximadamente 125 de esas pequeñas declaraciones, como:

Llevo un registro de todas tus ofensas.

Tú eres el hijo que nunca quise.

Te dejaré que mantengas tus más hermosas mentiras.

Sobrevaloraste a Jesús.

Te necesito.

Entiendes el concepto. Cuando vemos el aspecto negativo (lo que Dios no diría), podemos apreciar el aspecto positivo desde una perspectiva diferente. El ejercicio es frecuentemente duro, ya que pone en tela de juicio nuestros paradigmas y nuestras suposiciones, pero eso sería sólo un resultado momentáneo. Potencialmente, es un ejercicio iluminador y útil. Al observar algo que Dios no diría, estamos mejor capacitados para examinar ideas que hemos asumido como verdaderas, que frecuentemente presentan mentiras que nos decimos sobre Dios.

En el primer capítulo de mi novela Eva, uno de los personajes hace una declaración que se ha vuelto cada vez más significativa para los lectores: «Elige tu pregunta cuidadosamente. Una buena pregunta vale más que mil respuestas».

El mundo en el que crecí no daba gran valor a las preguntas. En el mejor de los casos, las preguntas eran señal de ignorancia; en el peor, eran consideradas una evidencia de rebelión. Cualquiera que estuviera en desacuerdo con nuestra teología, ciencia, incluso con una simple opinión, era un enemigo o un blanco. Lo que importaba eran las certezas.

Conforme he envejecido —con gracia, o eso espero—, mi vida se ha enfocado más en estar abierto a «mil respuestas» que en tener la razón. Me ha tomado mucho tiempo convertirme en un buen oyente, uno que no esté sólo listo para defenderse o hacer declaraciones, sino uno que permita una conversación que constituya un reto o tal vez incluso que permita cambiar las formas habituales de ver las cosas.

En mis años de juventud me presentaba a mí mismo como una persona inteligente y racional. Esta imagen me permitía esconderme detrás de mis ideas, tratando de evitar el desorden de mi vida real, así como las relaciones auténticas. Usaba a este personaje como un mecanismo de defensa y como una barrera para mantener a las personas a distancia. Pensaba que las engañaba, pero resultó que yo era listo y creativo, lo que me dio el poder de distanciarme, aislarme y dañar a otros por medio de mis palabras. Podías respetarme por mi argumentación persuasiva, pero seguramente no te habría gustado como persona.

Afortunadamente cambié mucho. La morada interior de mi alma fue abrumadora y dolorosamente demolida, y mi corazón roto se sometió a una ardua reconstrucción. Sin embargo, como ocurre con todos, aún hay mucho trabajo de «afinación» por hacer en mi corazón y en mi mente.

Fui criado dentro de la tradición occidental evangélica protestante. No hay tal cosa como el linaje puro; lo hermoso y lo edificante están mezclados con lo feo y lo negativo. Medias verdades, incluso mentiras, se abrieron camino hacia nuestros corazones. Como moho que infecta una obra de arte, esta invisible oscuridad tuvo que ser removida cuidadosamente a fin de no dañar el original.

Este libro no es la presentación de certezas. Ninguna de las evaluaciones sobre las «mentiras» resulta una visión final o absoluta sobre el tema. Más bien, son esbozos de conversaciones más amplias. Cada capítulo se refiere a declaraciones que yo creí alguna vez y sobre las que he cambiado de opinión. Puedes identificarte con algunas y no con otras. Puedes estar de acuerdo o no con mis conclusiones. Algunas de estas ideas pueden confrontarte profundamente, mientras que otras pueden parecer inocentes y simples. Ésa es la maravilla y la originalidad de nuestros viajes y la belleza del diálogo y de la relación.

Si hay un hombre en las Escrituras con quien me identifico en especial, es seguramente el hombre que nació ciego. Mi viaje ha sido un aprendizaje sobre cómo ver, en algunas ocasiones, por vez primera, y en otras, sobre cómo ver con mayor claridad. A pesar de haber estudiado ampliamente, no tengo la profundidad de muchos teólogos que han elaborado textos e ideas específicas. Estoy agradecido por su trabajo; los leo y los escucho como regalos.

Lo que estás a punto de leer te dirá mucho sobre mí como persona. Estos arreglos a mi teología no han llegado de forma fácil, pero me han impactado para bien. Gracias a este movimiento interior, soy un mejor esposo, padre, hijo, amigo y ser humano. Si mis palabras no traen claridad, espero que mi vida lo haga. Éstos son tiempos donde la única confesión que puedo hacer, usando las palabras de mi personaje favorito, es: «estaba ciego, pero ahora puedo ver».

Te pediré que les permitas a las palabras de este libro ser tanto amigas como adversarias: lo primero porque no quiero que nada de lo que sea precioso para ti ahora sea menos precioso cuando termines de leerlo, lo segundo porque todos necesitamos cuestionar nuestras suposiciones y paradigmas. Nuestras prescripciones deben ser puestas a prueba a fin de que también podamos tener ojos para ver y oídos para escuchar. En los escritos de teólogos, filósofos, psicólogos y científicos, he encontrado amigos y adversarios; soy mejor por haber escuchado y aceptado su contribución para cultivar el terreno de mi corazón y mi mente, para echar raíces, plantar semillas y después regar esas semillas, e incluso para llevar algunas hasta la cosecha. No siempre es un proceso «divertido», pero vale la pena el trabajo.

En última instancia, estamos juntos en esto. Tu salud es mi salud. Tu pérdida es mi pérdida. Muchas veces elegimos creer en una mentira antes que permitir que una verdad invada la seguridad de nuestros prejuicios y de nuestra fortaleza autoprotectora. El diálogo no debería ser un ejercicio de dominación o certezas; más bien, es el respeto debido a la relación. Todos necesitamos nuevas formas de ver. Yo sé que es así.

De nuevo, este libro está constituido por una serie de ensayos que exploran conceptos interconectados que propongo como mentiras —en las que creí alguna vez, que siguen afectando a muchos de nosotros—. Mi amigo teólogo, el doctor C. Baxter Kruger, autor de El regreso a la cabaña, Conversaciones con San Juan, A través de todos los mundos, Jesús y la destrucción de Adán, La gran danza, entre otros, ha escrito un prólogo que resume los fundamentos de lo que propongo como Verdad. En él, Baxter enmarca bellamente todo este libro.

Para algunos, los conceptos en este libro serán nuevos y transformadores, incómodos en ocasiones. Calma. El Espíritu Santo es tu verdadero maestro; Dios, en quien puedes confiar y quien te conoce completamente, una guía segura hacia la Verdad que es Jesús.

Una vez más, no ofrezco las siguientes páginas como respuestas completas o finales. Mientras más envejezco, más consciente soy de lo que no comprendo. Ofrezco estos ensayos como ideas y preguntas para ponderar, con la esperanza de que tus ojos internos sean tocados y que veamos más claramente la bondad y el incesante amor de Dios, y para abrazar completamente a quienes somos en el interior.

About The Author

Photograph © Dotson Studios, LLC

William Paul Young was born in Canada and raised among a Stone Age tribe by his missionary parents in the highlands of former New Guinea. He suffered great loss as a child and young adult and now enjoys the “wastefulness of grace” with his family in the Pacific Northwest. He is the author of Lies We Believe About God and the New York Times bestsellers The Shack, Cross Roads, and Eve.

Product Details

  • Publisher: Atria Books (May 2018)
  • Length: 208 pages
  • ISBN13: 9781501195013

Resources and Downloads

High Resolution Images

More books from this author: Wm. Paul Young

More books in this series: Atria Espanol